Trofeos africanos - Gran Kudu


 

Gran Kudu
Nombre Científico
: Tragelaphus strepsiceros

 

El Gran Kudu, un animal majestuoso e imponente, tiene uno de los portes más soberbios de todo Africa.

El cazador y escritor A. Cullen lo denominó "El Fantasma del Bosque", y no caprichosamente, ya que lo muestra en sus líneas como uno de los trofeos más difíciles de cobrar en el continente negro.

Este antílope posee una capacidad de adaptación notable, vive en toda clase de terrenos que tengan una población arbórea importante o vegetación arbustiva como para ofrecerle protección, sin que los matorrales sean demasiado densos e impidan sus movimientos. Pero es fundamental que tengan la altura necesaria para poder camuflarse entre ellos.

Como todos los antílopes de monte, no son especialistas en carreras y cuando algo los alarma, se deslizan furtivamente entre la espesura. El más leve ruido los inmoviliza en la postura que los sorprenda, para no producir el menor ruido y pasar desapercibido entre las luces y sombras de la vegetación. Es increíble como un animal de tal porte, tenga la mágica cualidad de mimetizarse casi por completo. Para ello, el diseño de su pelaje, el rayado de su lomo y sus costados, las manchas blancas de sus patas y cara, en un fondo gris oscuro en todo su cuerpo, ayudan a desdibujar su silueta entre la vegetación.

Los Kudus, son ramoneadores que se alimentan de gran variedad de árboles y arbustos, sólo en las épocas de lluvias mezclan su dieta con pequeñas cantidades de hierba.

Por lo general deambulan por los montes en grupos que no superan los 12 individuos, con un macho líder. Pero no es anormal encontrar a algún macho vagando solitario por sus dominios.

Los machos pueden llegar a pesar hasta 300 Kg, y sólo ellos tienen cuernos, con una altura a la cruz de 150 cm. Las hembras, por su parte, carecen de cuernos y no superan los 210 Kg, son evidentemente de una contextura física más pequeña y su color está en la escala del rojo y no como en los machos, que está en la tonalidad del gris.

Las hembras, luego de una preñez de 200 días, dan a luz a sólo una cría.

El record mundial de esta especie, según el Safari Club International, fue cazado por Walter R. Scheider, en 1990, en Sud Africa, en la región del Mount Kei River, con un puntaje de 1335/8.


Volver