Trofeos argentinos - Corzuela

La Corzuela
Nombre Científico
: mazama simplicicornis

Este Ciervo, uno de los más pequeños del mundo, es característico de América Central y del Sur.

Es tímido, sigiloso y de costumbres marcadamente nocturnas, pero puede llegar a verse en el atardecer o amanecer, al comenzar o terminar su rutina respectivamente. Aun que su número sea importante en la región, es muy difícil ver a simple vista, a este escurridizo y hermoso Ciervo autóctono.

No se destaca por su agilidad o destreza física, su carrera no es rápida, ni puede lograr grandes distancias a su máxima velocidad. Pero este desvalor es ampliamente compensado con la gran habilidad de escabullirse es los más enmarañado de la vegetación, haciendo su caza extremadamente dificultosa.

Su alimentación se basa en todo material vegetal, sin distinción, pero siente gran predilección por los frutos de monte caídos al suelo.

Posee una contextura corporal poco atlética a primera vista, con una pronunciada cadera y una grupa más elevada que la cruz, pero esto le permite moverse con agilidad en los espesos montes. Su peso no supera los 25 Kg y su altura a la cruz, aproximadamente ronda en los 60 Cm.

Los machos ostentan una pequeña cornamenta que consta de sólo una rama, no ramificada, la cual pierden todos los años para nacer renovada. Con el mismo proceso que los Ciervos Colorados.

Recorren los campos generalmente a solas, pero en algunos casos pueden llegar a formar grupos de hasta 5 individuos.

Las épocas de celo no tienen lugar en un momento determinado, pero hay un mayor índice de nacimientos entre julio y agosto, para que la prole aproveche el verano con sus pastos tiernos y la estación de lluvias. La gestación consta de 32 semanas y teniendo por común sólo una cría, raramente dos, las cuales permanecen bajo su tutela durante el año siguiente.


Volver